Finanzas sostenibles: una mirada desde la esencia del sector financiero

Las finanzas sostenibles: una mirada desde la esencia del sector financiero

Parece que las finanzas sostenibles han venido para quedarse. Multitud de bancos, gestoras de fondos o compañías aseguradoras lanzan mensajes en ese sentido. Nos intentan convencer de que ellos son “sostenibles” y destinan importantes cantidades de sus presupuestos de marketing a posicionarse en ese sentido.

Es sin duda positivo que el sector esté dando pasos hacia esa realidad, que se avance en ese sentido pero eso puede despistar al los usuarios de servicios financieros que, al final, no sabrán a ciencia cierta qué se entiende por finanzas sostenibles porque todo parecerá “sostenible”. 

El ciudadano está bombardeado por multitud de mensajes relacionados con la sostenibilidad y es cierto que existe una mayor conciencia al respecto que incrementa la presión social sobre las empresas de cualquier sector, también sobre el sector financiero, para que se afanen en la consecución de los ODSs y para que adopten criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno corporativo en sus decisiones corporativas.

Es cierto que la regulación que está llegando de Europa, incluyendo la taxonomía que establece los criterios para clasificar las actividades económicas en sostenibles o no sostenibles, empuja en esa línea pero, en ese caso, ¿será una entidad financiera que practica finanzas sostenibles aquella que cumpla con esa regulación?

¿Dónde está el propósito, dónde está la intencionalidad, dónde está el corazón?

Las entidades que practican verdaderas finanzas sostenibles deben tener un propósito que recoja claramente esa ambición. Su apuesta por las finanzas sostenibles debe ser intencional, no táctica. Lo hago porque quiero hacerlo, porque es lo correcto, porque con ello contribuyo a mejorar la economía real.

proposito_financiero

Lo hago desde la mirada a ambos lados del balance, trabajando con aquellos que nos proveen de nuestros recursos, con productos de depósito o de inversión que tengan finalidad. Contribuyendo con el diálogo con esos clientes a la educación transformadora de la ciudadanía, a empoderar al cliente para que sea consciente del uso que se le da a su dinero.

Lo hago, lógicamente, desde el lado de la utilización de esos recursos, de forma intencional, utilizando la mayor parte de mi balance en la apuesta por sectores y empresas que lleven en sus venas la transformación económica y social de la economía.

Y finalmente, lo hago también desde el corazón de la compañía, bombeando ese dinero de unos a otros con políticas internas basadas en un profundo sentir de la ética y con un amplio respeto a todas las partes implicadas.

Así pues, finanzas sostenibles es mucho más que seguir las tendencias con espíritu táctico o cumplir con un marco regulatorio más estricto. Las verdaderas finanzas sostenibles son un estilo de vida corporativo.

Hay mucho por hacer y seguiremos investigando y divulgando para añadir luz a este campo del conocimiento.

Marcos Eguiguren

Escribir comentario