BPA: Muerto el perro, ¿se acabó la rabia?

BPA: Muerto el perro, ¿se acabó la rabia?

Historias de bancos y de Andorra

Hace una semana, en una entrevista al 23/24 me pidieron la opinión sobre la intervención, ese mismo día, de la Banca Privada de Andorra. Defendí la actuación del Gobierno Andorrano valorando muy positivamente la celeridad y la contundencia. Recalqué el gran esfuerzo que estaba haciendo tanto el Gobierno como el sector financiero Andorrano para adaptarse a las nuevas reglas del juego. Lo sigo creyendo.

Conseguir ser respetado y ganar la consideración de los demás requiere de un trabajo inmenso y un esfuerzo que hay que hacer sin descanso durante años. Convencer a todos que has cambiado y que, ahora, eres respetable también. No se trata sólo de firmar tratados, aprobar normas y decretos o cambiar nombres y logotipos. Es un cambio de filosofía.

Perder la confianza y el respeto ganados puede ser cuestión de días, a veces es cosa de horas y ya hace una semana que todo trascendió a la opinión pública.

En una semana hemos pasado de sentir que era muy difícil culpabilizar a nadie con los datos de la nota del Tesoro Americano (Jueves) a ver cómo hacían dimitir en bloque al Consejo De administración de la BPA y cómo se detenía a su Consejero Delegado (viernes ).

Hemos visto como escasas dos horas de coche de Barcelona se montaba un corralito en un fin de semana, hemos visto la intervención del Banco de Madrid por parte del regulador español, inversiones bloqueadas, limitaciones a la retirada de efectivo, cosas que hace dos semanas eran inverosímiles a nuestro entorno.

No es una buena noticia, pero será una muy buena oportunidad para ver hasta dónde llega el compromiso del Gobierno Andorrano para dejar claro su voluntad de hacerse un lugar entre los países que han dicho basta a estas malas prácticas.

Lo más importante es que esta crisis bancaria no se cierre tirando tierra encima y que nadie se engañe pensando que ‘Muerto el perro, se acabó la rabia’

La transparencia no es una recomendación. Es casi una obligación si la voluntad del país es convertirse en la plaza financiera de referencia del sur de Europa, una nueva puerta de entrada en las relaciones económicas con América del Sur y un “hub” financiero de referencia.

Para ello, no sólo hay que explicar que eres decente. Hay que demostrarlo, hay que ganarse la confianza y el respeto de la Comunidad Internacional, los mercados financieros y los inversores (y quizás también de los medios de comunicación).
Espero que esta crisis de confianza de la banca andorrana se pueda reconducir y que se pueda resolver como es debido. Sin ocultar el fondo de un valle oscuro lo que al final, tarde o temprano, acabará saliendo. Hay que subir al pico más alto y explicar qué ha pasado, qué ha fallado y qué se hará para que no vuelva pasar. Y hay que hacerlo de una forma creíble.

Esperamos unos días. No lo están haciendo tan mal, paciencia.

Yo les doy un voto de confianza. El esfuerzo que han hecho hasta ahora bien lo vale.

Artículo publicado en Blog Albert Sagués – Hisenda No Som Tots

Si te ha gustado este artículo quizás quieres seguir leyendo los siguientes:
La planificación fiscal
-¿Qué consecuencias tiene la Amnistía Fiscal?
-La Fiscalidad de los productos financieros
-La declaración de bienes en el extranjero
-¿Exención de la prestación de maternidad?
-Todo sobre el Fraude Fiscal
-La Ley del IRPF
-El impuesto sobre sucesiones y donaciones 2017
-Todo lo que debes saber sobre la cláusula suelo

admin

Soy admin

Escribir comentario